¿Por qué mi bebé siempre quiere dormir en mis brazos?
¿Será que se está mal acostumbrando?
Lo que sucede con tu bebé es totalmente normal.
El viene de estar alojado en el mejor lugar del mundo: ¡tu vientre!
En este maravilloso lugar, tu bebé no sentía ni frío, ni calor, ni hambre, no se sentía solo, se sintió acompañado por ti, escuchando tu voz, los latidos de tu corazón, acompañando tus pasos…
Y cuando él nació: sus necesidades siguieron siendo las mismas. Es un bebé que debe seguir desarrollándose fuera del útero. ¡Es por eso que necesita y anhela estar en tus brazos!
En otras palabras hablamos de Exterogestación. Con ello, podemos explicar la necesidad vital de los bebés de recibir contacto en todo momento.

Este concepto está sustentado por distintas disciplinas: biología, psicología, antropología, arqueología, medicina, entre otras.

Hay teorías posibles del por qué los bebés necesitan seguir desarrollándose fuera del útero. Pero sea una u otra, es cierto que los bebés nacen totalmente dependientes en todo sentido. Al nacer, no somos capaces de regular nuestra temperatura, respiración y latidos. Tampoco podemos alimentarnos, ni movilizarnos por nuestros propios medios.

Como explica el biólogo A. Walsh: “A pesar de que las experiencias intrauterinas pueden ejercer una influencia sobre el desarrollo posterior del niño, las experiencias que tiene aproximadamente durante los diez primeros meses después del parto son de mayor importancia. Una relación simbiótica permanente entre madre e hijo diseñada para perdurar un ‘continuum’ sin interrupción hasta que el peso del cerebro del bebé se ha más que duplicado”

Cuando estuve estudiando sobre este tema, lo que me llamó la atención es que la consciencia del bebé está en un estado de sensaciones. Como aún no puede memorizar, reflexionar, etc. No puede comparar situaciones porque aún no posee experiencia, por lo tanto, el bebé vive en un eterno ahora, si está con su mamá, su presente es: bienestar. Si no está con su madre, se siente vacío, abandonado. Como explicaba al inicio, viene de estar en un lugar en donde todas sus necesidades fueron satisfechas y espera encontrar lo mismo. Es por eso que su lugar esperado es: ¡estar en los brazos de mamá!

Personalmente pienso que todo bebé humano nace prematuro, para recibir los primeros años de vida lo que necesita para desarrollarse sanamente. Es decir, ser atendido directamente por su madre desde que nace.
De este modo, Dios es tan sabio que nos preparó a las madres física y anatómicamente adaptables para complementar a nuestros bebés.

Pero que pasa si mamá no está o no puede estar en contacto permanente con su bebé?
Mañana conversaremos sobre este tema en vivo a las 9pm.

0Shares
#

No responses yet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat